Reading time 1 minute

Abel Antón y Martín Fiz celebraron a lo grande los veinticinco años del oro y la plata que consiguieron en el maratón del Mundial de Atenas de 1997. Este domingo ambos atletas se fundieron en un emotivo abrazo al cruzar la línea de meta del Estadio Panathinaikó, en el que hace un cuarto de siglo escribieron una de las páginas doradas del atletismo español.

El soriano completó los 42.195 kilómetros de la prueba en 3h39 mientras que Fiz, con una lesión en el sóleo, le acompañó en la salida y en el último tramo del recorrido. Esta vez no hubo ataque a falta de 400 metros. El tiempo era lo de menos. Antón y Fiz, embajadores del Banco Santander, culminaron así una iniciativa para reivindicar los valores del atletismo y del maratón, de la rivalidad y de la amistad que les ha acompañado a lo largo de todos estos años. 

Antón y Fiz, que lucieron el dorsal ‘1’ y ‘2’, respectivamente, como reconocimiento de la organización, fueron aclamados a su llegada al Estadio Panathinaikó. Ambos lideraron la ‘Marea Roja’ formada por decenas de corredores populares que disfrutaron también de una gran matinal de atletismo marcada por el calor.

«Al acabar recuerdas la gran victoria del maratón español aquí en Atenas», señaló Antón nada más cruzar la meta. Fiz, por su parte, se mostró emocionado y declaró que «esta carrera siempre va a ser especial y me ha regalado una cosa muy importante, poder entrar otra vez a este estadio».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *