Reading time 2 minutes

Una vez que ya sabemos que Tyson Fury está a punto de cerrar una pelea con Derek Chisora para el 3 de diciembre en el Tottenham Stadium, y que por tanto hasta el año que viene sería imposible ver a ‘Gypsy King’ medirse a Joshua o Usyk, el boxeo busca su gran noche antes de que acabe este 2022.

Próximamente hay combates interesantes como los de Lomachenko (29 de octubre), Dmtry Bivol (5 de noviembre), o el Estrada-Chocolatido 3 (3 diciembre), pero el deporte de las 16 cuerdas demanda una pelea de la que se lleva hablando ya varios años: Terence Crawford (38-0, 29 KOs) contra Errol Spence (28-0, 22 KOs).

Todo apuntaba que tendría lugar el 19 de noviembre. Prácticamente está todo cerrado, pero Crawford se resiste a firmar y el gran duelo se podría demorar. ‘Bud’, que ya no va de la mano de la promotora ‘Top Rank’, demanda una mayor transparencia económica por parte del equipo de ‘The Truth’. Quiere saber dónde va cada dólar, pues hay varios conceptos por los que recibiría porcentajes. Sin embargo, tiene claro que en algún momento se llegará a un acuerdo.

«Bueno, esta es una gran pelea no sólo para mí sino también para él», señaló Crawford durante una entrevista con Hudrico Live. El de Omaha, agregó: «Creo que esta es la pelea más grande de la década. Tienes dos boxeadores estadounidenses que están invictos, que están considerados entre los cinco primeros en las listas libra por libra. Y ambos en su mejor momento, ¿qué más se puede pedir?». La buena noticia es que ya hay acuerdo para la transmisión de la velada.

Recordemos que Spence, acaba de arrebatarle el título de la WBA a Yordenis Ugas con una actuación muy destacada. Parece ya bien restablecido tanto de su accidente como de sus problemas de visión. Por su parte, Crawford jubiló a Shawn Porter hace ya casi un año, por lo que le urge regresar al ring. La gran lucha por el indiscutido del peso wélter está ya cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *