Reading time 2 minutes

Crítica de ‘La forja de un campeón’: El boxeo antes del marqués de Queensberry

Hay grandes películas sobre el boxeo, que recogen toda su grandeza y miseria. Ésta se queda a cierta distancia, pero tiene interés al menos para los aficionados a ese deporte

Tras ese título anodino con el que llega a las pantallas de aquí se esconde una ligera biografía de Jem Belcher, pionero del boxeo que fue campeón de Inglaterra a principios del siglo XIX, cuando aún faltaba mucho para que el marqués de Queensberry dictara sus reglas.

La ha dirigido Daniel Graham, con cierto gusto para la ambientación de interiores y con mucho interés en dar noticia de los ambientes y rituales de la vida y el deporte de entonces, aunque en lo que realmente se adorna el director es en colocar ahí a Russell Crowecomo señuelo, pues tiene un papel muy corto pero de cierta sustancia: es el abuelo de Belcher, también boxeador cuando él era niño.

El guion responde a una fórmula habitual en la épica deportiva, esa que previene de que detrás del ascenso viene la caída, y construye un argumento que es más bien estribillo y da cuenta, a la vez, de la relación de Belcher con el ring, con la familia y con la vida. Se da la circunstancia de que el guionista, Matt Hookings, es también el actor protagonista, lo que lo emparenta en cierto modo con Stallone y Rocky. Hay grandes películas sobre el boxeo, que recogen toda su grandeza y miseria. Ésta se queda a cierta distancia, pero tiene interés al menos para los aficionados a ese deporte.

2 comentarios en «Crítica de ‘La forja de un campeón’: El boxeo antes del marqués de Queensberry»
  1. He enviado el primer post y no se ha publicado. Estoy escribiendo el segundo. Soy yo, un turista africano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *