Reading time 3 minutes

Nuevos vientos soplan en el Ciutat de Valencia. Desde la marcha de Medhi Nafti como entrenador, el Levante ha logrado cinco victorias en los últimas seis jornadas, las dos primeras con Miñambres, y ya se ha situado cuarto a un solo punto de la zona de ascenso directo a Primera. Una tesitura muy diferente al inicio de la temporada.

Sin duda, la llegada del nuevo técnico Javi Calleja ha cambiado la mentalidad granota, no solo en el terreno de juego, sino también en la grada de Orriols. El mal ambiente en diferentes sectores de la afición hacia la directiva se ha convertido en un susurro de opiniones respecto al movimiento de fichas por parte de la dirección deportiva.

La figura de Calleja ha sido decisiva para encontrar el equilibrio en una plantilla que parecía no encontrar el rumbo. Desde la llegada del técnico madrileño, el equipo ha cosechado tres victorias y un empate, derrochando un estilo propio y firme de cara a devolver a la plantilla a la máxima categoría nacional.

Uno de los principales motivos de la mejoría es la confección de un once convincente. Tras un mosaico de intentonas en las alineaciones, Calleja ha encontrado la fórmula para sacar el mayor provecho de un grupo con mucho talento. Bouldini, que llegó en verano procedente te del Fuenlabrada, está siendo el hombre de moda en el norte de la capital del Turia.

Otro de los pilares fuertes de esta temporada está siendo la defensa. La asignatura pendiente de los granotas la pasada campaña ha sido corregida y, ahora mismo, el cuadro azulgrana presenta el tercer mejor coeficiente de goles de la categoría.

Experto en arranques

Javi Calleja ha empezado su etapa en el Levante con un balance de 10 puntos sobre 12 posibles que han dejado al equipo a sólo uno del ascenso directo, en un gran arranque que ya es una seña de identidad en su carrera en los banquillos. De hecho, en su anterior equipo, el Deportivo Alavés, no perdió hasta su quinto encuentro. El madrileño asumió el reto de salvar al equipo en abril de 2021, arrancó con dos victorias y dos empates y acabó logrando una permanencia que parecía imposible antes de su llegada a Mendizorroza.

También se le dieron especialmente bien sus primeros pasos en las dos etapas en las que estuvo al frente del Villarreal. Cuando ascendió del filial en octubre de 2017, Calleja arrancó con cuatro victorias y dos empates. Y cuando regresó al equipo amarillo en la temporada 2018-19, tras haber sido despedido apenas un par de meses antes, encadenó dos empates y una victoria para corregir la mala dinámica del submarino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *