Reading time 4 minutes

Björn Gulden, CEO de Puma, podría fichar por adidas para reemplazar a Kasper Rorsted, a quien le han crecido últimamente los enanos en el seno del fabricante de artículos deportivos.

Durante el fin de semana han emergido con fuerza los rumores de que el CEO de Puma Björn Gulden (que abandonará casualmente la compañía a finales de año) podría fichar por adidas para reemplazar a Kasper Rorsted, a quien le han crecido últimamente los enanos en el seno del fabricante de artículos deportivos.

Las especulaciones (en ningún momento confirmadas) sobre el eventual aterrizaje de Björn Gulden en adidas han dado fuelle a los títulos de la compañía en los parqués bursátiles. Y es que el noruego parece definitivamente el hombre adecuado para ponerse a los mandos de adidas, que ha afrontado toda una plétora de titulares negativos en los últimos tiempos. Al fin y al cabo, ha dado ya cuenta de su excelente buen hacer al frente de Puma.

En los últimos años adidas se ha enfocado (excesivamente, según las malas lenguas) a la moda y el estilo de vida. Cuando la compañía anunció su estrategia de cara al año 2021, adidas dejó claro que el estilo de vida sería su quinta pilar de crecimiento junto con el fútbol, el entrenamiento, el «running» y los deportes al aire libre. Sin embargo, y pese a que en los últimos años la división «lifestyle» de adidas ha llenado generosamente las arcas del fabricante alemán de artículos deportivos, apostando tan fuerte por la moda y el estilo de vida la marca se habría arriesgado también a perder su credibilidad (otrora a prueba de bombas) entre los atletas.

Hace algunos años varias marcas adscritas al ramo «outdoor» llevaron también demasiado lejos su apuesta por el «lifestyle» y adidas parece haber repetido idéntico error. Su cacareado matrimonio y posterior divorcio del rapero estadounidense Kanye West se ha traducido en múltiples problemas para adidas, que ha perdido la friolera de 250 millones de euros cortando amarras (probablemente demasiado tarde) con el artista.

adidas ha pagado cara su agresiva apuesta por el «lifestyle»

Mientras en los últimos tiempos adidas rendía pleitesía a la moda y el estilo de vida, Puma robustecía su marca en el universo del deporte, especialmente en el fútbol, donde está más presente que nunca. Además, la marca ha hecho también su «rentrée» en el baloncesto al otro lado del charco. Bajo el lema «Cool stuff that works», Puma no pierde tampoco de vista el «lifestyle», pero su columna vertebral sigue siendo el deporte.

Las marcas deportivas afrontan siempre idéntico dilema: o traspasan la frontera del deporte para abrirse paso en el lucrativo ramo de la moda y el estilo de vida o juran amor eterno al deporte profesional.

A diferencia de los deportistas profesionales, que compran equipamiento deportivo por pura necesidad, quienes son ajenos al deporte lo hacer para dar rienda suelta a sus deseos. ¿El problema? Que el negocio de la moda y el estilo de vida es también extremadamente volátil porque está a merced de las tendencias (que son difícilmente controlables).

Quizás por ello Puma ha preferido poner el acento en el deporte profesional y se ha abierto paso en disciplinas deportivas en las que no estaban presentes hasta ahora ni adidas ni Nike. Y el mérito es inevitablemente de Björn Gulden, cuya compañía cerró el periodo comprendido entre julio y septiembre de 2022 con los mejores resultados trimestrales de la historia.

No resulta en modo alguno extraño que adidas haya puesto la mirada en Björn Gulden para dejar atrás los problemas que han lastrado a la compañía en los últimos tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *