«Buen chico. Trabaja duro. Ama el juego». La National Hockey League (NHL) define así a uno de sus héroes. Phil Kessel, extremo de Las Vegas Golden Knights, alcanzó ante los Arizona Coyotes en el T-Mobile Arena una cifra impensable. 1.000 partidos seguidos. Mil jugados, sin excepción. Desde el 3 de noviembre de 2009 al 18 de noviembre de 2022. 13 años jugando todos los días. Un registro que en cualquier otra disciplina sería prácticamente impensable.

Por comparar, trascendió que en el fútbol español Iñaki Williams lleva jugando todos desde abril de 2016, pero su suma no alcanza los 300. Kessel lleva 1.000. En la historia de la NHL han formado parte de 8.000 jugadores en sus 106 años de historia. De esos, solo 372 tienen 1.000 partidos en su carrera. Los de Kessel son seguidos.

El primero de ellos, su primero formando parte de los Toronto Maple Leafs y ante los Tampa Bay Lightning del 3 de noviembre de 2009 posee otras curiosidades. Solo tres jugadores de aquellos dos equipos siguen en activo en la NHL. Luke Schenn y Steven Stamkos, que eran de primer año, y Victor Hedman, sophomore en aquel curso.

Un logro que, evidentemente, se homenajeó por el colectivo de la NHL. Los Golden Knights elaboraron un ‘jersey’ especial para jugar. Con detalles como los que disputó en cada equipo, 446 en los Toronto Maple Leafs, 328 en los Pittsburgh Penguins, 208 en los Arizona Coyotes y lleva 18 en Vegas Golden Knights, equipo que se hizo con sus servicios en el último periodo de fichajes con un curso de contrato (cercano a los dos millones de dólares). Su camiseta ‘8’ también va acompañada de una frase que define su logro. «Siempre avanzar, nunca retirarse», señalan.

Algo que es también su forma de vivir. Con 19 años le diagnosticaron un cáncer testicular. Consiguió frenarlo al empezar el tratamiento en una etapa temprana. Y su estado físico ha sido blanco de críticas, por una ‘adicción a los caramelos’ y el gusto por los perritos calientes. Con todo y con eso, no ha dejado de jugar.

Kessel es conocido como el »IronMan’ del deporte. «Son muchos partidos», contó con sorna a los micrófonos de la NHL tras el partido. «Tienes que tener suerte, está claro. Pero es algo precioso», añadió. Su récord entra en otra dimensión después de batir a Keith Yandle que había establecido el último con 989 consecutivos.

Y no solo juega «por jugar». La carrera de Kessel tiene otros registros históricos, como ser el duodécimo jugador en los Estados Unidos que logró 400 goles en la liga. El cuarto en activo tras Patrick Kane (430), Joe Pavelski (425) y Zach Parise (409). Una leyenda viva.

Un comentario en «El ‘IronMan’ de la NHL alcanza los 1000 partidos seguidos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *